Táctica: fuego concentrado

El fuego concentrado es una táctica que es usada comúnmente cuando hay parte de una unidad fuera de cobertura a la que ignoramos su armadura. No obstante, hay usos más rebuscados, pero que pueden dar una ventaja importante al usarse.

Lo importante es que puedes usar fuego concentrado aunque no suponga diferencia alguna a la hora de realizar las salvaciones. Un ejemplo es el siguiente:
Zakeadores vs Marines
Los Orkos podrían disparar sin decir nada, pero matarían un par de marines sin importancia. No obstante, usando fuego concentrado, a pesar de que el FP de sus armas no hace nada, supone que la primera bajá será el láser, constituyendo otra forma de francotirar.
Otra forma es, en vez de esperar a que el enemigo cometa un error, crear nuestras propias oportunidades. Para ello, podemos dar cobertura a una miniatura enemiga especialmente resistente que esté, “tanqueando” heridas para su unidad.
Tapar chapaman
Por supuesto, podemos hacer lo contrario para tratar de matar una miniatura que está escondida en una unidad. Si es un personaje todavía tendremos que traspasar su cuidado señor, peor si lleva a Kairos en el ejército. Pero seguro que es mejor que disparar a sepias invulnerables.
Consejo vs sepias
Anuncios

El paseo del estandarte

Esta táctica se puede emplear con la escuadra de motos de mando de los ángeles oscuros. Da mejores resultados si se acompaña con unas cuantas unidades de motos del ala del Cuervo.
La escuadra de motos de mando debe ir equipada con el estandarte de la devastación.
El incluir la escuadra de mando de 3 miniaturas con un estandarte tan caro y que fuerza a tus miniaturas a estar tan juntas es normalmente un asunto delicado y fácilmente explotable. Esta táctica ayuda a eliminar tal debilidad.
Si vamos primero podemos desplegar nuestras unidades sin demasiada preocupación (a excepción de que nos roben la iniciativa). En caso de ir 2º la unidad de mando esta muerta y lo tenemos que saber para ser suficientemente inteligentes como para no desplegarla y dejarla en reservas. Dependiendo del tipo de despliegue convendrá dejarla en flanqueo o no.
Tras haber decidido el despliegue de la unidad se debe poner en uso sus capacidades ofensivas. Esto se hace en la fase de disparo.
Tras la fase de movimiento nos habremos asegurado de que las unidades de motos tengan una miniatura en alcance de las 6″ del estandarte.
Ravenwing
Luego disparamos con esas unidades y a continuación usamos los turnos de las motos del estandarte para colocarlos en una posición más resguardada y favorecer a otras unidades nuestras con el estandarte, tras lo cual disparamos con las susodichas.
Motos turbo
Con esto hemos conseguido que estandarte beneficie a unidades que empezaron la fase de disparo separadas para, por ejemplo, evitar plantillas.

Bloqueo aéreo

Para esta táctica hace falta tener voladores, así como unidades a las que queramos proteger de asaltos. Cabe denotar que esta táctica solo protegerá del asalto a nuestra unidad durante un turno a menos que tengamos una cantidad ridícula de voladores.
Lo primero es que una unidad enemiga no puede acabar su fase de movimiento sobre la peana de nuestros voladores ni a menos de 1″ de ellos. Por ello, aunque puedan moverse por debajo de ellos, podemos evitar que al final de la fase de movimiento las miniaturas enemigas estén a distancia de asalto de nuestras miniaturas. Además, al ser los voladores mismos inasaltables, es una defensa particularmente efectiva y sin desventajas.
A continuación os muestro un ejemplo fácil de conseguir sobre el tablero y efectivo.
Bloqueo volador

Lanzallamas que gira la esquina

Esta táctica es efectiva para unidades que tienen armas de tipo “torrente” y seguramente es más útil como modo de evitar que te pase como parte receptora que al revés.
Imaginemos que el jugador Orko teme el incinerador pesado del Servoterror y dispone sus miniaturas de la siguiente manera para minimizar las bajas que sufra: las miniaturas visibles espaciadas y las que están detrás de la esquina apelotonadas.
Lanzallamas antes
El jugador caballero gris puede fácilmente disponer su plantilla de la siguiente manera, logrando multitud de impactos.
Lanzallamas disparo
Las bajas se retirarán de la manera habitual, así que las miniaturas detrás de la esquina no morirán, pero su presencia hará morir a sus colegas de más atrás.Lanzallamas despues

Cortina de acero

Para llevar a cabo la siguiente táctica te hará falta una unidad de disparo, preferiblemente que puede mover y disparar y un vehículo de armamento poco potente o importante que bloquee línea de visión. Esta es quizás una composición de tropas poco óptima, pero en caso de disponerse de ella, es una táctica válida sobre el tablero.
Al inicio de la fase de disparo disponemos claras líneas de fuego (o no tan claras, como explicado en la siguiente táctica) y disparamos con nuestra unidad.
Disparando
Tras causar las bajas que causemos usamos el movimiento de la fase de disparo de nuestro vehículo para cubrir nuestra infantería del fuego de respuesta enemigo.
TRas disparar
Hay que ir con cuidado al hacer esto último, ya que si el vehículo quedase inmovilizado o aturdido, debemos poder mover y obtener líneas de visión nuevamente o el enemigo habrá vuelto exitosamente esta táctica contra nosotros. Por ello es recomendable usarla con armas que mueven y disparan.

Artillería francotiradora

Para esta táctica necesitaremos un arma de barrera de artillería disparando de modo indirecto y una unidad enemiga con alguna miniatura de especial importancia en ella.
Cuanto más tocha sea la artillería, mejor. Esta táctica es muy simple y casi siempre merece la pena intentarla.
Las miniaturas heridas por barrera se retiran siempre desde el agujero, así que basta con tirarle el obús en la cabeza al malote que queramos enterrar y esperar a que falle un cuidado señor.
Barrera de artillería
En esta foto se muestra la mantícora más cerca de lo que estaría, pero es para hacer bonito solamente.

Francotiradores de pasillo

Para esta táctica necesitaremos una unidad de disparo potente y 2 vehículos que tapen línea de visión. Podemos usarla contra unidades que contengan una miniatura muy importante para su efectividad o supervivencia y que no sea factible eliminar la unidad de un plumazo.
Para llevarla a cabo colocamos nuestros 2 vehículos entre el enemigo y nuestra unidad, dejando una rendija que permita a nuestra unidad ver al objetivo que deseamos matar claramente y no al resto de la unidad. Luego usaremos la regla de fuego concentrado por si alguna de las miniaturas de la unidad enemiga no queda oculta del todo y disparamos. Así, el único blanco válido será nuestro objetivo designado. En caso de que éste sea un personaje/personaje independiente es válida todavía, solamente tendremos que aplicar una mayor dosis de fuego, ya que con “cuidado señor” el personaje puede matar a gente fuera de línea de visión.
Franco pasillo
En este caso queremos matar al bibliotecario ángel oscuro que está enmedio de la pelota de guardias imperiales.